abc.es
mi perfil | directorio Login | registro | búsquedas | Preguntas frecuentes | Página principal del foro | Temas activos hoy
» Abrir un nuevo tema  Escribir un mensaje
  » Latinoamérica » Luces y sombras en la Venezuela de Hugo Chávez » Resumen de la situación actual en Venezuela después el tema más antiguo   después el tema más nuevo

 - Enviar por correo electrónico esta página.    
Autor Tema: Resumen de la situación actual en Venezuela
<Acción Democrática>
Sin registrar


 - Enviado el            Editar o borrar mensaje   Responder citando 

ACCIÓN DEMOCRÁTICA

A LA OPINIÓN PÚBLICA DEMOCRÁTICA NACIONAL E INTERNACIONAL.

ANTE LA GRAVE CRISIS INSTITUCIONAL QUE VIVE VENEZUELA.

En su acción de gobierno AD no se contentó con pronunciamientos
verbales de solidaridad con la causa de los pueblos, con la suerte de
los oprimidos. Todos sus gobiernos, a partir de 1945, se
caracterizaron por su solidaridad activa, concreta, muchas veces
material, esa solidaridad se manifestó a uno y otro lado del
Atlántico. Los partidos hermanos, los exiliados y trashumantes de
todas las dictaduras encontraron en la Venezuela Democrática apoyo y
cobijo. La Carta Democrática Interamericana, novísimo instrumento
regional, aún inaplicable con eficiencia por falta de una
reglamentación concreta, encuentra sus raíces históricas en la
política exterior desarrollada por AD a partir de 1959, conocida como
"Doctrina Betancourt".


Hoy Venezuela se encuentra al borde de caer en una implacable y
tenebrosa dictadura barnizada de formalismos democráticos para consumo
externo. En este momento de nuestra historia y en nombre no sólo de la
dirigencia y militancia de ACCIÓN DEMOCRÁTICA, sino de las mayorías
democráticas venezolanas, apelamos a la sensibilidad y espíritu
democrático de ustedes, que esperamos se manifieste con el vigor y la
tangibilidad que nosotros siempre manifestamos en casos similares.


EL ASESINATO Y EL ATROPELLO A LA CIUDADANÍA COMO ARMAS POLÍTICAS.


Si alguna constante ha exhibido el comandante Chávez en su corta vida
pública (1992-2004) ha sido el desprecio más absoluto por la vida y
los derechos humanos. Durante el desarrollo de su intento de golpe de
Estado, el 4 de febrero de 1992, se hicieron patentes dos cosas, su
temor físico al peligro (se encerró en el Museo Militar) mientras
enviaba sus acólitos a asaltar la residencia presidencial de La
Casona, en la cual la Primera Dama Blanca Rodríguez de Pérez, hizo
frente con dignidad y valor a los frustrados magnicidas enviados por
el estratega virgen, al tanto que otro grupo de insurgentes asaltaba
el Palacio Presidencial de Miraflores, en ambos casos y según expreso
testimonio de los conjurados, el propósito era asesinar al presidente
constitucional de la República, Carlos Andrés Pérez. Meses después, el
27 de noviembre de ese mismo año, otro grupo de los conjurados de
Chávez intentaba un segundo asalto al poder, en esa oportunidad, el
teniente Jesse Chacón -actual ministro del Interior y Justicia-
asesinó, después de obligarlos a arrodillarse, a los vigilantes que
guardaban las instalaciones de Venezolana de Televisión, canal del
Estado.

Como era de esperarse una vez electo presidente su talante autoritario
y criminal no ha hecho sino acentuarse. Así ordenó la activación del
"Plan Ávila" operativo de contingencia militar masivo, que equivalía a
ordenar la masacre de más de un millón de venezolanos, que en forma
pacífica protestaban contra sus atropellos, eso fue el 11 de abril de
2002, en esa oportunidad el mundo entero pudo ver a sus pistoleros
asesinar a 17 y herir a mas de cien ciudadanos en las calles de
Caracas. De allí en adelante es fácil seguir el rastro de la sangre y
la implacable crueldad para contra toda disidencia. Los desalojos
brutales de los campos petroleros de las madres, esposas e hijos de
los empleados petroleros, el asesinato de obreros de la industria en
el estado Monagas, los soldados achicharrados con un lanzallamas en
una celda de castigo, y el asesinato a quemarropa y por la espalda de
la dirigente de Acción Democrática Evangelina Carrizo en el estado
Zulia, en Caracas fue ultimada a balazos la señora Maritza Ron, por
el delito de participar en una protesta cívica en la Plaza Altamira de
Caracas y muchos otros que ya es -dolorosamente triste- difícil
enumerar.

En los últimos días, a raíz del curioso asesinato del fiscal Danilo
Anderson, repudiado por la oposición civilizada y utilizado por el
régimen para montar un espectáculo grotesco y cada día más sospechoso,
la represión oficial ha tomado tintes de demencia. Así fue asesinado
de la manera más absurda un presunto "sospechoso" al cual había tanto
interés por interrogar que le propinaron 17 disparos por la espalda y
un "tiro de gracia" en el maxilar, curiosamente la última persona con
quien se había comunicado, fue igualmente asesinada en un Hotel del
interior del país. Para mayor escarnio la primera victima, el
Dr.Antonio López Castillo, abogado en ejercicio, en el prestigiosos
bufete de un expresidente de la Corte Suprema de Justicia y
exCanciller de la República, Dr.Rene De Sola; era hijo de una
honorable familia socialcristiana, de esclarecida actuación en la vida
pública venezolana, la ex ministro de Fomento y Senadora, Dra. Haydee
Castillo y el ex presidente del Centro Simón Bolívar, Dr. Antonio
López Acosta, estos dos respetados ciudadanos a quienes les habían
asesinado a su hijo, sin dejarles siquiera retirar o reconocer el
cadáver, les allanaron su casa de habitación, sin Orden Judicial ni
fiscales o testigos imparciales, de donde es imposible afirmar que
haya podido ocurrir en ella durante las horas en que estuvo en manos
de los esbirros del régimen, para luego conducirlos esposados -a los
dos dignos septuagenarios- y mantenerlos dos días detenidos, durmiendo
en el suelo y con alimentación precaria. Estos son los métodos del
"Premio Mohamar al Gaddafi a los Derechos Humanos".

No es ocioso comentar que, durante la dictadura militar del General
Marcos Pérez Jiménez, los jueces -en befa de la justicia- entregaban a
la Seguridad Nacional resmas de órdenes de allanamiento y de
detención, firmadas en blanco. La resistencia y la opinión pública
internacional protestaron por ese atropello, hoy habría que
reconocerle a ese régimen de oprobio que, al menos se tomaba esa
molestia, ahora los "revolucionarios bolivarianos" allanan, atropellan
y encarcelan sin llenar ninguna fórmula legal, basta una orden de un
"superior jerárquico" por teléfono.

De ese tenor fué el inexplicable allanamiento al Colegio y al Club
Hebraica, de la Comunidad Israelita de Venezuela, que hizo exclamar al
docto Rabino Pinchas Brener: se prohibe la violencia virtual pero no
la real. Este hecho, en vísperas del viaje de Chávez a Libia e Irán no
requiere mayor explicación y se inscribe en la raíz fascista de su
régimen.


LA TRAICIÓN DEL GOBIERNO DEL SALVADOR Y LA EXTREMAUNCIÓN DEL DERECHO
DE ASILO Y NO-DEVOLUCIÓN:


Dos funcionarios policiales profesionales, los comisarios Henry Vivas
y Lázaro Forero, con más de treinta años de servicio en la Policía
Metropolitana, sin militancia política conocida (si militar en un
partido fuese delito), amenazados por la vesania política y el
terrorismo judicial del régimen de Hugo Chávez Frías, solicitaron
ASILO en la Embajada de El Salvador en Caracas, para ese momento sólo
existía el temor fundado por su integridad física y sus derechos
humanos, aprehensión mas que justificada, dados los reiterados
asesinatos, secuestros políticos y desaparecidos con los que ya cuenta
la "revolución bolivariana". En un país donde el ejecutivo ha
avasallado todos los poderes públicos, el "Defensor del Pueblo" es un
áulico del régimen y los medios de comunicación social estarán en
pocos días "legalmente" amordazados por el gobierno, no necesita
mayores explicaciones. Decidió -El Salvador- por boca de un flamante
embajador en misión especial -no hay titular de esa representación
diplomática en Venezuela- entregar, SIN QUE EXISTIERA PARA EL MOMENTO
DE LA SOLICITUD DE ASILO, NI DURANTE LOS DÍAS DE SU PERMANENCIA EN LA
EMBAJADA, IMPUTACIÓN FORMAL, ORDEN DE CAPTURA NI MUCHÍSIMO MENOS
POSIBLE SENTENCIA DE UN PROCESO NO INICIADO, a quienes confiaron en el
sagrado Derecho de Asilo, de tanta tradición en Latinoamérica, a los
fiscales de Chávez, los sicarios de Chávez los jueces de Chávez. Ni
siquiera consideraron, como era su deber aplicar el principio de No
Devolución y buscar un tercer país que acogiera a los solicitantes de
allí que, serán Antonio Saca y su embajador de encargo, los únicos
responsables por lo que pudiera ocurrir a dos ciudadanos de un "país
amigo" que en su pasado democrático tanto hizo por la paz y la
democratización de El Salvador. Es cierto que la calificación de asilo
es potestad soberana del estado a quien se solicita, Tony Saca la
ejerció, decidió hacerse cómplice de un régimen autoritario y
terrorista, es su decisión y su responsabilidad ante la Historia.

ACCIÓN DEMOCRÁTICA no confunde al gobierno derechista de Saca con el
bravío pueblo salvadoreño, aclaratoria que debiera ser innecesaria.
Señala simplemente hechos, hechos teñidos de pútrida complicidad e
intereses, ajenos al mundo de los valores, en el cual surgió como
logro esencial el Derecho de Asilo.


EL ASESINATO "LEGAL" DE LA DEMOCRACIA.

Ya ha sido aprobada, por la mayoría parlamentaria oficialista, la
denominada Ley Mordaza, que entrará en vigencia en escasos días. Allí
se sepulta definitivamente la Libertad de Expresión, Derecho Humano
fundamental de general aceptación y acatamiento en el mundo
civilizado, como no parece ser suficiente para el ánimo hegemónico del
autócrata hizo aprobar también la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de
Justicia, elevando irracionalmente el número de sus miembros para
asegurar una aún más cómoda "mayoría".

Pero tampoco es suficiente, la reforma de la Legislación Penal en vías
de aprobación, penaliza con varios años de cárcel "hasta las críticas
privadas" al presidente de la República y "ofensas" a funcionarios
públicos, todo ello a ser estimado discrecionalmente por el régimen,
se ignora así la piedra angular del derecho penal: "nullum crimen,
nulla poena, sine lege" es decir no existe crimen ni pena sin ley que
la tipifique y sustente. Si este no es un régimen dictatorial ¿qué es?
O es que olvidamos que la elección ( me refiero a la de 1998 no al
fraude del Referendo Revocatorio el 15 de agosto pasado) no puede
bastar para avalar la ignominia y el atropello a una nación libertaria
y de probada vocación democrática, si así fuese los procesos
electorales que consagraron a Hitler y a Musolini justifican el
holocausto. La comunidad internacional no puede permanecer indiferente
o cohonestar la implantación de una dictadura antihistórica y
subversiva de la paz regional.

El pueblo venezolano y este viejo pero no inconsecuente
partido, esperan que la opinión pública y los gobiernos democráticos
del mundo se solidaricen y contribuyan a aislar y desenmascarar la
verdadera naturaleza de este régimen que no contento con vulnerar la
integridad física de los ciudadanos pretende el peor crimen, el
asesinato moral, el escamoteo de la dignidad de los individuos.

Caracas 4 de diciembre de 2004.


ALFREDO CORONIL HARTMANN

SECRETARIO NACIONAL DE ASUNTOS INTERNACIONALES

Director Nacional de Capacitación y Doctrina.

IP: Archivada | Mandar este mensaje al moderador
<Acción Democrática>
Sin registrar


 - Enviado el            Editar o borrar mensaje   Responder citando 

¿De qué se ríe, señor ministro?
Harry Almela


No tuve el gusto de oírlo a usted al momento de dar esa su encantadora declaración. No tuve el gusto, le digo, porque su manera de hablar me congela, con esos sus tan apropiados ademanes de conejo, como dice Aquiles Nazoa. Además, ya el Canal 8 es de todos los venezolanos y yo, por decreto revolucionario, hace tiempo dejé de serlo. Me enteré de su comentario en la prensa, adosado a una exacta foto del diario, señor ministro de lo imposible. Y le cito: El Encuentro de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad despeja las dudas sobre con quién están los intelectuales y artistas: están con el proceso (...) los mejores premios nacionales, pensadores y creadores están con el pueblo en su lucha por construir una vía de dignidad… Esto, o los apaga en su entusiasmo opositor o por lo menos se ponen a pensar.



Así lo hice, señor ministro. Pero como su vía hacia la dignidad no apaga mi entusiasmo opositor ni el de mucha gente, opté por lo más fácil: ponerme a pensar. Lo hice de manera profunda, se lo aseguro. En cinco minutos (son suficientes en casos como éste) descubrí en la página 12 de El proceso, el por qué de esa manía que tienen ustedes de endilgarle ese sustantivo a lo que sucede en el país desde hace ya cinco años, es decir, hace ya demasiado tiempo. Es parte del parlamento de uno de los oficiales que le notifica a Joseph K. su detención, que paso a transcribirle para su conocimiento y fines: Si sigue usted con tanta suerte como ha tenido hasta ahora con nosotros, puede tener esperanzas.



La esperanza, señor ministro. La esperanza. Casi nada.



Es fácil, señor ministro, invitar a un grupo de personas a defender el proceso, hospedándoles en hoteles cinco estrellas, con todos los gastos pagos como indica el manualito, incluyendo el premio gordo que consiste en ir a escuchar al poeta y líder. Es fácil, señor ministro. Son más de 700 millones de bolívares los que se están gastando, si consideramos la cantidad de personajes mayores, los pasajes en avión y los gastos menores. Mientras tanto, los museos e instituciones culturales que pertenecen a todos los venezolanos, viven su hora más menguada. Mientras tanto, niños e indígenas pasean por las calles de las diferentes ciudades del país, jorungando los pipotes de basura en busca de comida. Mientras tanto, aprueban leyes orgánicas con su escuálida mayoría en la Asamblea. Mientras tanto, se llevan esposados a un par de ancianos y, al mismo tiempo, transportan sin esos remilgos a cierto portugués pelirrojo de Altamira. Mientras tanto, nombran jueces adeptos al proceso. Mientras tanto, ya vienen hablando de cadenas perpetuas y cubanas, aunque la Bicha lo prohíba expresamente. Mientras tanto, apelarán ante el TSJ cierta decisión derivada en plasta, aunque es costumbre republicana que las decisiones del Supremo son inapelables. Pero es necesario complacer las peticiones y construir una historia a la manera de Procusto.



Es fácil hablar del proceso, señor ministro, haciendo turismo revolucionario. Es buena la revolución, pero si ocurre lejos de mi país (bien lejos), mucho mejor. Así pueden sentirse en paz con sus precarios sueños de la Utopía. Así cualquier respetable intelectual puede llegar a ser un digno personaje de aquel poema de José Emilio Pacheco y que se titula Moralidades legendarias.



Al fin de la batalla y muerto el combatiente, luego de que los invitados abandonen el lujoso comedor rubendariano, alimentados y bebidos hasta el hartazgo revolucionario, declararán honorablemente y con palabras bien altisonantes (como las usadas en los himnos patrios): todos somos iguales. Aunque existan unos más iguales que otros. Y esos más iguales que otros, por supuesto, están con el proceso.



Y no es que hayan dejado de moverme las justas causas acerca del hombre ordinario que usted esgrime con tanta fluidez. Lo que fastidia es la forma, señor ministro, el lugar común, los hábitos totalitarios que se expresan en la inexistencia de poderes públicos, la exclusión de quien ose decir un simple no estoy de acuerdo con tal cosa, el extraño fenómeno de una revolución sin clase obrera y con intelectuales que aún se sienten émulos románticos del Platón de los viajes a Siracusa. Me imagino que entiende de cuál Siracusa le estoy hablando. No me gustaría ser excesivamente denotativo.



A los demás, señor ministro de lo imposible, nos queda sólo la esperanza. Porque no sólo la suerte está de nuestro lado, como bien debe saberlo el poeta Raúl Rivero.



Me complace, señor ministro, que Eugenio Montejo no haya sido invitado junto a su premio Octavio Paz a presentarse en los pasillos del Teresa. ¿Sabe por qué? No por un leve asunto de dignidad aislada e irreductible, sino porque usted debe ser fiel a aquel principio bolivariano que nos recuerda a cada momento que quien no esté de acuerdo con ustedes, simplemente no existe. Y si por equivocación llegamos a existir, no saldríamos nunca de los precarios límites de la lista del diputado Tascón, donde usted debe haber obtenido la información acerca de los firmantes y de los votantes del más reciente fraude. Actitud muy policial la suya, a tono con el compromiso (son sus palabras) donde se le va la vida, la hermosa vida de la que habla Sabines.



Una última cosa, señor ministro, que va como sugerencia y si me lo permite. Disculpe usted la brevedad de estas líneas, pero tengo muchas cosas importantes qué hacer en la vida, entre ellas pensar.



Debe usted moderar su lenguaje y adaptarlo a las formas del héroe. No puede usted hablar de intelectuales de oposición. El libreto indica que no existimos, y cuando llegamos a aparecer en el discurso, somos simplemente esos enemigos del pueblo de los que habla Henrik Ibsen

IP: Archivada | Mandar este mensaje al moderador
<Bernardo Martínez>
Sin registrar


 - Enviado el            Editar o borrar mensaje   Responder citando 

Ha fallecido, trágicamente asesinada, La Libertad de Expresión en Venezuela. Su verdugo: Hugo Chávez Frías, alias El Gorila Colorado; los cómplices y esbirros del tirano en este país: la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia y todo el Poder Judicial, la Fiscalía General de la República y demás miembros del poder ciudadano, la Fuerza Armada Nacional, el partido oficialista (MVR) y los Círculos del Terror; los cómplices y esbirros del tirano a nivel internacional: Fidel Castro, José Luis Rodríguez Zapatero (alias El Bambi, alias El Pájaro Dodo), Vladimir Putin, Muhammar Kaddafi, Mohammad Khatami y otras ratas del desierto; le piden a los venezolanos llorar todo lo que puedan porque lo que viene es represión brutal.

El pueblo de Venezuela, fiel a sus convicciones democráticas, desconoce al tirano y sus leyes, incluyendo la Ley Mordaza recién impuesta, y declara nacional e internacionalmente que no dará descanso a su brazo y paz a su espíritu hasta que el Gorila Colorado sea despojado del cargo que usurpa.

Caracas 8 de Diciembre de 2004

IP: Archivada | Mandar este mensaje al moderador
<Mariano Ladillarréstegui>
Sin registrar


 - Enviado el            Editar o borrar mensaje   Responder citando 

Leopoldo Colmenares
>Orgullo Nacional
>
>---------------------------------------------- ----------------------------------
>
>Es demasiado, sinceramente es demasiado para mi. Esta bien que mi orgullo nacionalista soporte sin embates que un venezolano obtenga un premio internacional como lo fue el caso del "Cy Young" de Johan Santana. Pero caramba, que ahora otro venezolano se haga acreedor del galardón "Muamar Kadhafi a los Derechos Humanos", es como para uno pellizcarse para probar que no es un sueño. Casi me sobrevino un ataque cardiaco, de la emoción, cuando el "canal-ucho" transmitía el acto de premiación y yo veía ahí a un criollito, de Barinas mesmo, recibiendo tan magna distinción.
>
>Cónchale: ¡El premio "Muamar Kadhafi a los Derechos Humanos"! na guará, si los colombianos tienen a su Nobel, ahora nosotros tenemos nuestro Muamar Kadhafi.
>
>Ahora, que se sabe que los venezolanos estamos preparados, al menos cardíacamente, para recibir tales noticias, creo que es tiempo de exigir lo que se merece el muchachote de Sabaneta. Ya basta de tanta humildad. Al Cesar lo que es del Cesar. Es el hombre mas grande que ha parido esta tierra y hay que darle lo que merece.
>
>Así, se pudiera postular para:
>
>El premio combinado "Adolf Hitler/Josep Mengele como defensor de los Derechos de los Judíos".
>El galardón "Jack el Destripador como Defensor de los Derechos de las Prostitutas".
>El premio "Michael Jackson como defensor de los Derechos de los Niños"
>La condecoración "Saddam Hussein como defensor de los derechos del pueblo Kurdo".
>La distinción "Al Cappone al Buen Ciudadano", este premio tendría la ventaja que pudiera ser entregado por la sobrina del susodicho en el paraninfo de su universidad.
>
>Y bueno, con motivo de conmemorarse hoy el día de la no violencia contra la mujer le propongo a los afectos al "proceso" que instauren la condecoración "Luis Carrera Almoina como Defensor de los Derechos de la Mujer", para que también reciba una distinción nacional.
>
>
>Saludos, con el pecho henchido de orgullo.
>
>Prof. Leopoldo E. Colmenares G.
>Universidad Simón Bolívar
>Apartado Postal 89000
>Caracas, 1080A
>Venezuela

IP: Archivada | Mandar este mensaje al moderador
<Bernardo Martínez>
Sin registrar


 - Enviado el            Editar o borrar mensaje   Responder citando 

Chávez y el miedo
Carlos Alberto Montaner - El Heraldo, Colombia.

Viernes, 10 de diciembre de 2004

Hugo Chávez ha comenzado a matar y reprimir selectivamente. Hasta ahora los asesinatos —y suman un centenar— habían sido aleatorios. Se disparaba a la multitud desde un puente y caían bajo las balas veinte caraqueños desarmados. No había nada personal. El objetivo era matar a cualquiera.

O unos pistoleros tiraban contra unos pacíficos manifestantes en una plaza y moría la señora Maritza Ron, que había viajado a Venezuela para votar contra Chávez. La mataban porque estaba allí, en el lugar inadecuado a la hora equivocada. Nada personal. Podía haber sido un niño, un ciego o un taxista. Cualquiera.


Eso ha cambiado. En los últimos días tres personas han sido asesinadas en sospechosos enfrentamientos con la policía. Aparentemente, los agentes buscaban a los responsables de la muerte del fiscal Danilo Anderson, volado por medio de una bomba colocada en su automóvil. ¿Averiguarán quien fue el autor? Puede ser.


Una de las personas clave en la investigación de la explosión, el señor Alberto Carías, Subsecretario de Seguridad Ciudadana del gobierno chavista, es un verdadero experto en el tema. En época de la democracia colocó su primera bomba en una iglesia.
Después fue arrestado por la policía en dieciséis oportunidades, según él mismo confesara a la prensa muy divertido.

A esos hechos de sangre hay que agregar el acoso judicial a la oposición. Chávez les echa los fiscales y jueces a sus adversarios como quien azuza a los mastines en una cacería. Al alcalde del Municipio de Baruta, Henrique Capriles Radonski, lo mantiene permanentemente ante los tribunales. Algunos de los jueces nombrados por el chavismo se han adiestrado previamente en el banquillo de los acusados. La relación más intensa del Juez 34 de Control, Mikael J.
Moreno, con la ley ha sido defenderse de los dos homicidios con arma de fuego que le imputaron cuando era miembro de la policía.

Fue precisamente este tremendo juez de esa tremenda corte quien dio la orden de allanamiento para que un nutrido destacamento de policías armados entrara inútilmente en busca de armas y explosivos en la Escuela Hebraica de Caracas en el momento en que mil quinientos niños inocentes recibían instrucción.
También, cómo no, era el momento exacto en que Chávez, primero, visitaba a los “hermanos” de Irán, y luego se desplazaba a Libia a recibir el prestigioso premio a los Derechos Humanos que anualmente otorga ese seráfico representante del mundo islámico llamado Gadaffi.

Era como si Chávez quisiera subrayar su permanente compromiso con el antisemitismo, patente desde su famosa carta de solidaridad a Carlos Ilich Ramírez, el Chacal preso en París por toda una vida dedicada al crimen motivado por el odio a Israel. Era como para recordar la siempre enérgica influencia que ha tenido sobre el teniente coronel el fascista argentino Enrique Ceresole —muerto recientemente—, teórico de la dictadura de corte libio como solución para los males de América Latina.

¿Por qué Chávez ha cambiado de táctica y enseña los dientes y muerde ahora con mucha más ferocidad? Porque necesita intimidar a sus adversarios. Tiene que asustarlos. Tiene que paralizarlos de miedo para que obedezcan. Ya nadie puede sentirse seguro en Venezuela. En los cinco años que lleva en la presidencia, Chávez se ha apoderado de los tribunales, del parlamento, de las fuerzas armadas y de casi todos los gobiernos regionales.

Todavía le faltan los medios de comunicación y los sindicatos, pero todo se andará. Mas para llegar a ese fin, primero tiene que atemorizar a los venezolanos.
No hay dictadura sin obediencia y no hay obediencia ilegítima sin miedo. ¿Logrará su propósito? Es muy posible. Todo depende de cuánto daño esté dispuesto a infligirles a los venezolanos. Parece que no tiene límites.

En realidad, algo debería hacer la comunidad internacional para frenar la escalada de violencia y violaciones de la ley desatada por Chávez en Venezuela. Al fin y al cabo, este espasmo represivo es la consecuencia directa de una imperdonable injusticia
internacional: la irresponsable legitimación de las fraudulentas elecciones del 16 de agosto por cuenta del ex presidente Jimmy Carter y del Secretario General de la OEA, César Gaviria. Al convalidar esa monstruosa estafa, el Centro Carter y la OEA desmoralizaron y desarbolaron a la oposición colocando todos los resortes del país en manos de Chávez. Luego se lavaron las manos y se fueron. Pero lo más grave no es siquiera eso: lo peor es que ese Chávez ensoberbecido y dispuesto a matar hará metástasis por toda América Latina. Lo veremos.

IP: Archivada | Mandar este mensaje al moderador


 
Abrir un nuevo tema  Escribir un mensaje Cerrar tema   Tema destacado   Mover tema   Borrar tema después el tema más antiguo   después el tema más nuevo
 - Vista imprimible de este tema
Ir a:

Contáctanos | abc.es | Política de Protección de datos

integrado por meytel.com |Powered by Infopop Corporation UBB.classicTM 6.5.0